YeguasyCaballos.Com

Como se lo demostramos

| 0 Comentarios

RHONSi yo le quiero mucho“, que fácil decirlo y difícil demostrarlo.

Todavía me acuerdo cuando empece en esto.

Llegue a casa diciendo que quería un caballo, ya había buscado sitio para tenerlo, mi trabajo me lo permitía por estar a turnos, tenia mucho tiempo libre, buscaba algo que estuviera en contacto con la naturaleza, y el caballo siempre me gustó. Era matar dos pájaros de un tiro.

Contestación a mi propuesta: estás loca, no quiero saber nada, ni responsabilidades. Finalmente, aunque a regañadientes, me acabó apoyando.

Me introduje en el mundo del caballo y le pique de tal forma, que a los ochos meses ya teníamos dos.

elvis

 

Al principio me decía que como podía pasar tanto tiempo con él. No lo llegó a entender hasta que no tuvo el suyo propio.

Nunca he entendido como a un ser vivo de 500Kg le podemos tener encerrado  en dos metros cuadrados, días, incluso meses; y simplemente con cubrir sus necesidades básicas (pienso, agua y paja) ya decían querer a su caballo.

Cuando me recriminaba pasar mucho tiempo con él, yo le decía:  enciérrate unos días en la habitación más pequeña de la casa, a ver como sales!! Pues así se siente él.

Les estabulamos y no somos capaces de ir mas allá  de lo básico. Encima, queremos que vayan de cine cuando les montamos tan sólo con decir: si yo le quiero mucho. 

Primordial para mi, que salgan de su encierro el mayor tiempo posible, evitarás vicios de cuadra, serán estables mentalmente y su aspecto físico sera saludable, como sus ganas de trabajar.

Zaldi San Jorge

 La silla de montar, parte imprescindible y muy importante en nuestro equipo.

La calidad hay que pagarla y lo barato al final, sale caro.

 Aquí encontrareis sillas de montar para todas las modalidades.

 YEGUAS Y CABALLOS os atenderá gustosamente.

 

 

La tienda de la Yegua, el potro y el caballo

 

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.