YeguasyCaballos.Com

El caballo y su limpieza (V) Los cascos.

| 4 Comentarios

10808301_816779368368037_434088019_n

LOS CASCOS

El caballo es un animal de gran envergadura que reparte todo su peso sobre cuatro extremidades, que constan de docenas de huesos, articulaciones, músculos, tendones y ligamentos, que soportan el peso del cuerpo equino.
La extremidades juegan una parte importante en el movimiento del caballo en donde los cascos también son estructuras importantes, proporcionando apoyo , tracción y absorción de impactos y que contiene estructuras que proporcionan el flujo de sangre a través de la extremidad de nuestro caballo. Del mismo modo, mantener  los cascos en buenas condiciones favorece evitar posibles lesiones.

 

Los cascos están formados principalmente por tres partes:

La pared: es la zona exterior. Su crecimiento es hacia abajo, desde la corona.

La suela: es una parte ligeramente cóncava que cumple la misión de proteger el casco de posibles lesiones. Debemos tener mucho cuidado con ella puesto que es muy delgada.

La ranilla: es un mecanismo amortiguador y antideslizante que facilita que el casco se extienda y se contraiga a cada paso. Resulta fundamental mantenerla en todo momento limpio para evitar problemas en el casco.

La córnea del casco no deja de crecer durante toda la vida del caballo (se calcula que aproximadamente un centímetro al mes de promedio), pero igualmente se va desgastando, sobre todo si el animal trabaja sobre una superficie dura, ya que se desgasta más. Por esta razón, es aconsejable para los caballos que trabajan en superficies duras utilizar herrajes  y prevenir un excesivo desgaste del casco.

10751775_816779385034702_107370439_nComo ya hemos dicho, los cascos del caballo son una parte fundamental, puesto que son la base sobre la que el caballo se sostiene, y por tanto es conveniente mantenerlos sanos. Para un buen cuidado de los cascos es conveniente limpiarlos a diario como mínimo una vez al día y siempre antes del trabajo y después, consiguiendo así un casco seco y sano.

 

Hay quien afirma que si los cascos son duros y tienen buena forma con paredes fuertes y buenas ranillas, y si el animal pisa fuerte y recto, el herraje no es necesario. Sin embargo, a la hora de determinar la necesidad de herrar al caballo deberemos tener en cuenta el terreno en el que éste se mueve, el trabajo que realiza a lo largo de la jornada, el peso que soporta y su alimentación. En este sentido, hay que considerar que los terrenos que no son excesivamente duros, conllevan que el animal no precise de demasiada protección ya que su desgate es menor que la de aquel que trabajan en suelos duros.

 Cómo limpiar el casco del caballo

1º. Con un limpiacascos se eliminan los restos de barro y suciedad, desde el talón hacia la lumbre.

2º. La ranilla debe ser limpiada con esmero para retirar restos de piedras u otros objetos, ya que es una zona donde se acumulan las bacterias.

3º. Comprobaremos que no existe ningún corte ni grieta; así como el grado de sequedad del casco.

4º. Si se percibe un olor desagradable, es síntoma de infección. Debes limpiar muy bien y aplicar un producto específico como Nemo Hoofcare.

5º. Para finalizar, comprueba el estado de la herradura. Debe estar perfectamente fijada y sus remachas deben estar en su sitio.

 

Problemas en los cascos

nemo-careLos cascos son una parte muy delicada, y cualquier objeto externo como una piedra, un clavo o un trozo de cristal roto, por ejemplo, pueden causarle mucho daño. Igualmente, la acumulación de estiércol en el interior del casco puede causar enfermedades, como la podredumbre de la ranilla. Estas enfermedades surgen porque se reblandece el casco, se descompone creando un entorno ideal para los gérmenes.

De igual manera, el estiércol que se acumula en el interior del casco puede causar diferentes enfermedades, ya que reblandece el casco, se descompone y crea  un entorno ideal para la proliferación de gérmenes.

También  hay que examinar el estado de las herraduras, si están bien asentadas o sueltas, si hay clavos levantados o si están muy deterioradas y hay que renovarlas. Los clavos levantados pueden dañar la extremidad opuesta lesionándola gravemente, y las herraduras sueltas se pueden doblar y romper lesionando al caballo o provocando una caída.

PRODUCTOS RELACIONADOS:

Nemo Hoofcare. Spray protector de cascos


 


nemo-anticracksNemo Anticracks. Producto de curación antifúngico


 

 

Nemo Flex Cream. Crema para articulaciones y extremidades


 

4 Comentarios

  1. Buenas, vivo en Mendoza donde el clima es desértico, cómo o con qué se le podrían humectar los vasos a los caballos para que no se resequen? Muchas gracias.

    • Hola Federico,

      Lo mejor es mantenerlos muy hidratados.

      Nosotros estamos en España y no podemos enviar ningún producto de limpieza o cuidados del caballo fuera de España por temas legales.

      Te aconsejo que te pongas en contacto con alguna tienda de tu localidad para que te asesoren.

      Que tengas un feliz día

      Un saludo
      M.Carmen García

  2. exelente información espero me manden las novedades de mayor relevancia en equinos

    • Hola Carlos,

      Nos alegra que te guste la información, tratamos de traer información interesante y de calidad. Si quieres recibir las novedades del blog en tu correo, subscrite en nuestro boletín (pincha aquí) o también puedes seguirnos en facebook.

      Qué tengas un feliz día
      Un saludo
      M.Carmen García

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.