YeguasyCaballos.Com

La comunicación con nuestro caballo

| 4 Comentarios

La tendencia creciente de desear entender la comunicación de los caballos entre ellos y con otros animales, así como con el hombre, ha mejorado la relación creando un compañerismo entre el caballo y el humano.

Woman Playing With Her Horse on blue sky backgroundPara alcanzar esta relación armónica es necesaria disciplina y respeto mutuo, como se observa en la naturaleza, siendo fundamental que cada especie entienda a la otra. La comunicación entre humanos y caballos se basa en que el caballo aprende a asociar palabras concretas con acciones deseadas. Además, los caballos aprenden rápidamente el lenguaje corporal y de signos de los humanos, debido a que percibe lo más minúsculo y son animales que se orientan visualmente. Así pues, una vez que el hombre ha aprendido a comprender y comunicarse con el caballo será capaz de relacionarse con cualquier caballo de forma inmediata y segura.

La clave y respuesta está en aprender a entender, hablar y pensar como un caballo.

El principal modo de comunicarse de los caballos es visual, conocido como lenguaje corporal. A pesar de que el principal modo de comunicación no es vocal, los caballos producen sonidos vocales que los usan normalmente. Debido al lenguaje corporal, los caballos detectan el más mínimo matiz de un signo que muestre un humano  o cualquier otro animal, hecho básico para comprender a sus compañeros de manada y las intenciones de sus depredadores.

Podemos percibir su estado de humor gracias a su postura y aire general. Cuando conocemos bien a un caballo a menudo podemos notar cómo se sienten; o debido a la ausencia de signos corporales podemos advertir alguna dolencia, enfermedad, tristeza o descontento. Este entendimiento del estado del caballo lo alcanzamos cuanto más armonizamos con el caballo.

Los caballos realizan una serie de movimientos, que si conocemos, pueden ser señales concretas de su estado. Así, los caballos manifiestan su estado de ánimo mediante la cabeza y el cuello. Respecto a las orejas, si están hacia delante indican estado de alerta, interés o, a veces, alarma. Si están dobladas hacia los lados pueden indicar sueño ligero, relajación o no se encuentran bien. Si tienen las orejas hacia los lados pero no están relajadas, significa que el caballo está escuchando intensamente algo que no puede ver. Las orejas con las puntas hacia atrás denotan agresión, desagrado, miedo o sencillamente un esfuerzo máximo. Para poder saber con certeza cual es el estado exacto de tu caballo en función de la posición de sus orejas, se debe combinar con la expresión de los ojos, tarea que para algunos es difícil de descifrar. Así, una luz interesada, brillante o suave en los ojos significa “bueno”; si es dura y aguda denota “peligro” o “determinación”. En el caso de que se trata de una mirada hundida, vidriosa o aburrida expresa “no me encuentro bien”.

Otra manifestación que utilizan algunos caballos es su hocico, con el que indican que no tienen comida o agua, para que les rasquen puesto que les pica o señalar alguna zona dolorida. A veces, si sufren un cólico o dolores de parto se muerden los flancos. Asimismo, los ollares son muy expresivos: si están levantados hacia arriba, empequeñecidos y fruncidos en la parte superior, señalan agresión, desagrado. Si están flácidos o relajados expresan dolor; mientras que si son redondos y firmes manifiestan un gran estado de excitación, miedo o angustia, o que el caballo respira forzado debido a un gran esfuerzo.

Young Woman Training Horse Outside In SummerDe igual forma, las orejas y ollares tenso hacia atrás y el hocico estirado indican agresión. Respecto al cuello y la cabeza, si están hacia abajo con movimientos de masticación de la boca y con una expresión sumisa o inquisitiva, expresan sumisión. En cambio, los movimientos de la cabeza de una lado a otro son empleados para reafirmarse en la manada o mover a otros caballos. Una patada expresa irritación, principalmente debido a algún insecto o tal vez por impaciencia o dolor. A veces, cuando un caballo se gira para mirar algún lugar da una patada en la dirección; o simplemente gira sus ojos y orejas.

 Al igual que otras partes del cuerpo de los caballos, la cola también es un elemento de expresión de su estado de ánimo. Así pues, si la azota firme revelar enfado, mientras que está relajado cuando la balancea para espantar moscas. Si el caballo tiene la cola levantada en forma de arco significa que está excitado o interesado; si la protege entre sus nalgas tiene frío o está asustado. Cuando el caballo está en su estado habitual tiene la cola colgando de forma relajada y suelta

Conocer estas señales nos ayuda a conocer cómo se siente el caballo, lo que está pensado, etc. Sin embargo, nuestra postura corporal es un elemento fundamental en la comunicación con nuestro caballo; por ello, tras conocer estas señas somos los que, con nuestras posturas corporales, comunicarnos, informarle y controlarle.

  • Adoptar una postura recta, los hombros cuadrados y la cabeza erguida, junto con una mirada confiada a los ojos del caballo, e incluso agresiva como si fuéramos un caballo dominante; sirve para disuadir a la mayoría de los caballos, llegando inclusive a alejarse de nosotros. Esta postura se verá reforzada si levantamos los brazos y estiramos los dedos, provocando que todos los caballos, excepto el dominante, se mantengan alejados de nuestro alcance.
  • Cuando queremos mostrar a nuestro caballo que puede confiar en nosotros, podemos indicarlo bajando un poco la cabeza y los hombros, sin mirarle fijamente y manteniéndonos o caminando en ángulo hacia él, como hacen los caballos amigos entre ellos.
  • Si queremos demostrar que queremos ser amigos deberemos acariciar al caballo en la frente o en la cruz (este es el punto principal de comunicación mutua y atenciones); si los caballos nos permiten realizar esta caricia, indicará confianza.

A pesar de que nuestro cuerpo no tiene la misma forma que de los caballos, reconocen de manera instantánea estas posturas y acciones en los humanos. Al realizarlas de forma automática, podemos entenderlos y comunicarnos de una forma clara con cualquier caballo, independientemente del carácter o estatus; y, al mismo tiempo, aumentar su conocimiento enseñándole nuestro propio lenguaje.

Junto con la comunicación corporal tanto de caballos como de humanos, existen el denominado tacto ecuestre, la comunicación que existen cuando estamos montados a través de la ayuda del asiento, las piernas y las manos.

Por ello, para alcanzar una comunicación total con nuestro caballo, es conveniente tratarlo tanto pie a tierra como montado desde todas las perspectivas posibles, con paciencia y sin establecer un límite de tiempo, cada relación es distinta.

A través de la experiencia que tenemos, aunque es mínima, hemos podido comprobar que muchas de las señales y comportamientos de nuestro caballo, se debe a que estamos haciendo algo mal. El problema es que no nos damos por aludidos y no somos capaces de interpretar correctamente lo que nos dice. Así pues, la mayoría de las veces está en nuestra mano el rectificar esa actitud y comportamiento, aprendiendo de él o buscando asesoramiento de un profesional.

woman in formal dress in ocean with horse, time exposure showing

En resumen, la comunicación con nuestro caballo supone una adaptación mutua para establecer una conexión basada en la confianza, la armonía y el respeto. Para conseguir esta conexión debemos aprender a interpretar sus señales, observarlas con paciencia y ser perseverantes; además de trabajar con nuestro caballo, en el que veréis resultados y avanzaréis juntos.

El punto álgido de vuestra relación se encuentra en ese momento en el que os deis cuenta de que sois dos en un uno, que os une un vínculo mental más allá del físico. Ese momento en el que su alma se encuentre unida a la tuya para formar un gran equipo, un par de amigos que siguen el mismo camino, disfrutando el uno del otro.

Fuente: El Mundo del Caballo. Especial Cuidados del Caballo, nº 1, 2, 3 y 4

 

PRODUCTOS RELACIONADOS:

 

El lenguaje de los caballosguia-lenguaje-de-los-caballos_s


 

 

guia-susurra-a-tu-caballo_sGuia. Susurra a tu caballo


 

 

Guia. Cómo crear un vínculo con su caballoguia-como-crear-un-vinculo-con-tu-caballo


 

4 Comentarios

  1. que chulo me he emocionado

    • Hola Agata,

      Es realmente increíble todo lo que se puede llegar a conseguir cuando nos comunicamos y nos entendemos, tanto entre humanos y animales, como entre humanos solo. Nos alegra saber que te ha gustado, vuestros comentarios nos animan a seguir trayendo al blog el mejor contenido.

      Qué tengas un feliz día
      Un saludo
      M.Carmen García

  2. Yo me comunico con mi yegua,ella me enseño a tener confianza ya que de joven tuve un percance con una yegua,tenia un potro y al no saber nada de ellos me acerque demasiado y me lleve una coz en la cabeza,hoy es por lo que lucho por ella es lo único que me queda.y ella a su manera me dalas gracias.

    • Hola Sandy,

      La comunicación con nuestro caballo nos permite establecer una conexión basada en la confianza, la armonía y el respeto, pero este debe ser del humano al caballo, y del caballo al humano.

      Lamentamos mucho el percance que tuviste de joven, pero así como tenemos que aprender a entender su lenguaje, también hay que poner limites, siempre sin violencia.

      Nos alegramos mucho, que en estos momentos hayas recuperado la confianza con tu yegua y tengas una gran complicidad.

      Qué tengas un feliz día
      Un saludo
      M.Carmen García

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.